23.11.05

Triunfo a medias


La prensa deportiva del país es una de las más lucrativas para las empresas dueñas de los medios de comunicación, tanto escritos como audiovisuales.
Desde que el periodismo de espectáculos mutó desde el opaco e insípido estilo de Italo Pasalacqua, María Inés Sáez y Ana Josefa Silva, al renovado y estridente modo de SQP, TV Novelas, Vea y TVGrama, que los deportivos pasaron a segundo plano.
Son pocos los que ganan buen sueldo. Y con el tiempo pocos fueron los medios escritos que subsistieron dedicados, principalmente, al fútbol.
Uno de esos medios deportivos, tradicionales, es la Revista Triunfo. Ha pasado por varias etapas. La Nación es su origen y el año pasado se arrendó a privados porque no era negocio para el diario, mayoritariamente de propiedad del Estado (70 por ciento). Según fuentes de ese medio, nunca nadie entendió bien la medida, considerando que cuando era suplemento de los días lunes, era el día que más se vendía el diario.





El negocio fue cerrado entre el gerente general del diario de Eleodoro Yánez, Francisco Feres (hermano de la ex directora del trabajo, María Ester) y el empresario Gonzalo Carbonell.
Pero no se trato de una venta, sino que un arriendo con cesión de derechos. Hace pocas semanas, los pagos se suspendieron a la Nación se suspendieron y, con ello, los sueldos de los pocos periodistas que allí trabajan.
Feres envió un ultimátum, y solo ahí apareció Carbonell con un cheque. Sin embargo, cono suele ocurrir el cheque no incluía el dinero de los sueldos periodistas, a quienes se les adeuda hasta dos meses de sueldo.
Así las cosas, nadie sabe cuál es le negocio y dentro de los profesionales que allí laboran, lamentan no haber continuado contratados por La Nación, incluidos los beneficios laborales correspondientes. P N

13 Comments:

Blogger www.fijate.cl said...

Siempre me he preguntado ¿por qué ha de ser así la cosa?
De un tiempo a la fecha, han surgido voces fuertes para que toda la maquinaria deportiva surja de entre sus letargos. ¿Quiénes se han beneficiado con la opaca acción del deporte?
Pienso y luego existo; por ese mismo hecho hay algo nebuloso en todo lo que al deporte nacional se refiere.
En la antigua Roma, se concibió el coliseo para que la plebe tuviera algo en que entretenerse, siguiera su precaria vida y no anidara en ellos semillas de revolución.
Aquí nadie habla de Golf, Rugby y Polo. ¿Qué extraño? Solamente nosotros, el pueblo, nos revolcamos en éstas cuestiones.
En alguna parte leí que Rosental tiene ganas del Poder.



Atte.
HSQO

9:05 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

El gremio de los periodistas es el más mediocre de este pais. estudian 5 años en la universidad pero no son capaces de levantar la voz. una verguenza.
el diario la nacion firmo un nuevo contrato por otros 5 años con gonzalo salvador carbonell y se los cagó a los periodistas de nuevo. a unos los hecho y aotros les bajó el sueldo a la mitad.
lindo el gremio y guillier mudo.

10:03 p. m.  
Blogger ChipeChic said...

Lo que me da rabia es que hace rato que dejamos de hacer uso del enorme poder que tenemos los periodostas. Si hasta los micreros consiguen más cosas que nosotros! No somos un gremio unido ni valiente. La mayoría se queda callado por miedo a ser despedido, pero si a estas alturas estamos trabajando como esclavos para ganar una miseria! Es un abuso! y es más, la gran mayoría ni siquiera tiene contrato! Se las arreglan con los practicantes... y las universidades siguen y siguen sacando generaciones de periodistas en un campo que ya está más que saturado. Esto es el colmo y tiene que parar!

2:32 a. m.  
Blogger Gabriel E. said...

Es verdad. Las universidades lucran con la carrera de periodismo, así como otras fábricas de cesantes lo hacen con otras de más corta duración como "comunicación social", etc. Falta una política que tome realmente el peso a esta realidad. No hay que negarle la posibilidad a nadie de optar -como lo hicimos nosotros- por esta profesión; pero por otro lado, con tantas masivas generaciones de nuevos colegas, ¿qué futuro nos espera a los miles que somos más viejos?. Para algunos podría parecer un tema digno de ser tratado con el presidente de los jubilados (el sr. Torres), pero nótese que un periodista sólo pasando los 30 (ni hablar de acercarse a los 40) ya prácticamente se considera un veterano, un tata, un teclo, un desafasado... y si el reporteo es lo tuyo y te ven con canas y grabadora, los nuevos periodistas te tildan de "loser" y se preguntan con sorna: "¿y éste qué hace aquí?, ya estaría bueno que le dejara espacio a las nuevas generaciones"... Insisto, falta una mano política (de la buena política) que le ponga el cascabel al gato y se necesita con urgencia máxima un gremio representativo que aterrice los problemas reales de profesionales que -como mencionó alguien anteriormente (que no debe ser periodista ya que escribió "echó" con "h")- estudiaron cinco años en la universidad para terminar viviendo pellejerías.

12:04 p. m.  
Blogger www.fijate.cl said...

La realidad es que nuestra profesión se ha de reconvertir hacia los espacios que están dejando los enclaves comunicacionales del Mercado. Hay de todas las industrias y de todas las fábricas; sin embargo, todos deberíamos apoyarlas si es que éstas nos tienden la mano, en ésta vida.
No existe objetividad en ésta profesión.
Por esencia, los profesionales de las comunicaciones no escribimos correctamente, solamente entendemos los diálogos y de ellos tomamos lo mejor para configurar una historia.
Déjenme decir que: a la hora de escribir bien se deben tomar condicionantes, preponderantes, menos una:
Qué
Quién
Cuándo
Dónde
Cómo
Espero que no se tome a mal mi discurso, pero escribo como puedo y como quiero, ya que no me pagan por ello.

Atte.
HSQO.

PD: La ortografía es un ardid.

3:39 p. m.  
Blogger www.fijate.cl said...

Saben.
Una vez, un compañero de trabajo me dijo que faltaba un socio bakán que impusiera su carisma. Fácil es entrever a quien se estaba refiriendo. Desde ahí que traté de escribir algo para el caso y me salió un 45X2.
http://fijateahora.blogspot.com/2005/08/45x2.html

Y del tema ya no "trato" de escribir más.

8:58 p. m.  
Blogger luis said...

por que ahora leer la revista triunfo es como una biblia, pero me gustaba más en la epoca del diario "La Nacion" y más encima, tengo varias revistas triunfo antiguas que significaron tanto la glorias del deporte nacional como la del diario estatal.

7:17 p. m.  
Blogger Fernando Alcayaga said...

Así es de triste el negocio. Quema y duele. Y no responde. Una lástima.

El eterno círculo vicioso de los medios de comunicación.
Más que un problema de negocio, es un problema de mala administración. Aquí el fútbol es negocio, pero algo raro debe haber tras todo esto. Porque el nombre "Triunfo" vale su dinerillo... Qué pasará en el futuro...

3:37 p. m.  
Blogger aplicacionistas said...

la nación una vez más muestra la hilacha

7:50 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Miro esto y no sabía que estaban tan mal....es un problema muy grande muchachos que cada día que pasa es tiempo perdido...deben hacer algo...vivo fuera del país, no soy de su gremio, pero la cantidad de medios que hay aquí es enorme y tengo mis dudas, pero también acá son pocos los dueños. Cuando era niño todos decían en la ciudad que a los dirigentes del Ranguerito les convenía segunda, porque así ganaban más plata.

7:00 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

SIN NOTICIAS. DICEN QUE "EN CASA DE HERRERO CUCHILLO DE PALO": PARECE QUE NO HAY MUCHO QUE CONTAR ÚLTIMAMENTE DESDE EL INTERIOR DE LAS "FÁBRICAS DE NOTICIAS", O BIEN A PERICO LOS PALOTES SE LE ECHÓ LA YEGUA. TÍRENSE UN COMENTARIO AL MENOS PARA AVIVAR LA CUECA.

12:04 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Más mulas que las tapas de La Nación Domingo. Ahora pongan la carita de Adolfo Zaldívar. El suplemento de cultura podría llamarse LDC y el diaro La DC Domingo.

8:53 a. m.  
Anonymous Jorge Maltrain said...

Yo trabajé en esta revista hasta hace unas semanas. Este señor Carbonell me quedó debiendo el sueldo de octubre completo y ni hablar del finiquito, por lo que tuve que llegar a los tribunales para pelear lo que me corresponde por ley. ¿Qué se puede decir de la revista? Que es una porquería hoy en día, porque apenas hay dos periodistas estables para sacar un medio semanal de 64 páginas... una locura, pero si el producto sale igual, sin importar la calidad... ¿al final la culpa es del chancho o de quien le da el afrecho?
Lo grave aquí es que un medio como La Nación se preste para este ardid. ¿Por qué? Algo huele mal en Dinamarca...

9:36 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home