23.3.06

Golpes de cambio

No es coincidencia que con la llegada de Michelle Bachelet a La Moneda, los medios más vinculados a la luha política del país también efectúan ajustes de piezas. Unos se van, otros se quedan. Algunos deján sus sillones de fino cuero y pasan a ocupar una oficina compartida.
Es el negocio. Los medios son empresas y cuando tras de ellas hay grupos económicos poderosos, nada agrada que el gobierno siga en manos del otro bando.
Fue la suerte que corrió el Juan Pablo Illanes, por varios años director de El Mercurio. Esta semana se confirmó que fue alejado de sus funciones.
Puede ser que una oposición poco efectiva en tiempo de elecciones haya sido el detonante. Otra razón puede ser el pasar al segundo lugar como medio opositor, ante la avalancha que La Tercera -de la mano de Cristián Bofill- le propinó con sendos golpes periodísticos, de esos que inquietan a la Concertación.
En su reemplazo fue llevado hasta el sillón más alto del decano de los medios, el director de La Segunda, Cristian Zegers. A su vez, en el vespertino fue instalada Pilar Vergara.

Los del Estado

Pero donde también hay movimientos es en los medios de todos los chilenos. TVN anunció la llegada de Jorge Cabezas a la dirección de prensa, en reemplazo de Michael Müller, quien a su vez reemplazaba interinamente tras la partida de Verónica López.
Trascendió que la periodista tuvo fuertes diferencias con Daniel Fernández, director ejecutivo de la estación estatal.
Cabezas fue editor general en Canal 13, en Mega y también en El Mercurio, y en Estados Unidos donde trabajó por algunos años.
Su llegada se estima para el 1 de abril.
En tanto, en La Nación, aún no se define la situación de quién dirigirá los destinos del diario, donde el Estado es propietario del 70 por ciento de las acciones.
Desde que saliera su último director, Juan Walker, el cargo de director ha estado vacante.
Como respuesta a las múltiples quejas del gobierno del ex Presidente Ricardo Lagos, por la línea progresista que había seguido el diario, se obliugó a sus editores a pasar por la censura de un comité editorial antes de publicar cualquier letra en La Nación Domingo, producto estrella del periódico..
El comité, presidido por Claudio Huepe, obligo al subdiector reesponsable, Rodrigo de Castro a "bajar" innumerables artículos, donde -según indican fuentes de La Nación- se intentaba hacer fiscalización a las autoridades de gobierno mediante investigaciones periodísticas.
Trascendió que el gobierno de Bachelet pretende dar un tanto más de autonomía a La Nación y que junto con De Castro postulan María Eugenia Camus y Felipe Pozo a la dirección. P N

5.3.06

El Sur de El Mercurio

Si Los Prisioneros dijeron algún día "Elvis, sacúdete en tu cripta", los seguidores del periodismo, sus medios en Chile y, especialmente los de Concepción, podrán decir ahora "Juan Castellón Larenas, sacúdete en tu cripta".
Este personaje fue el impulsor y creador del Diaio El Sur, que hoy -se confirmó ofialmente la semana pasada- pasó a manos de Agustín Edwards y a vestir los colores de la poderosa cadena de El Mercurio.
Son grandes paradojas. En 1882, el año que salió a circulación la primera edición de El Sur, Castellón Larenas era un destacado dirigente del Partido Radical local. Eran años en que el radicalismo la llevaba en Chile y con el diario se pretendió difundir las ideas radicales dentro de la siempre revolucionaria Concepción.
El PR repesentaba la "izquierda" del espectro político de nuestra adolescente República. Por ello no deja de llamar la atención el apetito de Edwards, vinculado a la derecha de los últimos 60 años, en apoderarse de este medio, el más importante de la Octava Región.
El negocio ya se cerró y puede que para los periodistas que laboran en la crónica penquista vengan mejores remuneraciones. Pero junto con ello, el fantasma de los despidos siempre acecha.
Lectores de PN han informado a nuestro correo que los corresponsales de El Sur que trabajan en Santiago no tienen un panorama muy claro. Son cinco los profesionales que despachan lo que ocurre en la Región Metropolitanha hacia la Octava Región e informalmente se les ha dicho "que se preparen porque en ocho meses más serán desvinculados de la empresa". P N